Sobre mí

Nací en Cádiz, un verano de 1965, en mitad de una familia numerosa llena de personajes pintorescos. Empecé a leer muy pronto, prácticamente todo lo que caía en mis manos, y me aficioné a esto de la CF a la tierna edad de diez añitos, cuando cayó en mis manos un bolsilibro de un tal A. Thorkent. Años más tarde descubrí que el sujeto en cuestión era el pastelero de la esquina de la casa de mi abuela. País. Estudié todo lo que tenía que estudiar, y al llegar la hora de elegir la carrera, me planté ante mi padre y le dije que quería ser astrofísico. El viejo dijo que muy bien, y que él quería un Ferrari, pero no tenía dinero para pagarlo. Así que me tuve que conformar con Ingeniero Industrial, estudios que abandoné por aburridos.

Como me iba lo de la literatura, me metí en Filología, e hice dos ramas: Semíticas y Anglogermánicas. Me molan los idiomas y los lenguajes, qué voy a hacerle. Para pagarme la universidad desarrollé todo tipo de trabajos, a cual más singular. Al terminar trabajé cinco años en publicidad como creativo y diseñador gráfico, tengo la suerte de llevarme bien con los ordenadores. Actualmente ejerzo la desagradable profesión de Profesor de Inglés en un instituto público de Sanlúcar de Barrameda, situado en pleno Territorio Comanche. Desarrollo aplicaciones web y estudio japonés para engrasar las neuronas. Escribo cuando puedo hasta las tantas de la mañana, porque no suelo tener otro momento.

Eso es todo, amigos.